Hamedán es una ciudad en el oeste de Irán donde se encuentran muchos de los monumentos antiguos del país. Además, dado que Hamedán se sitúa en el corazón de la cordillera Zagros y en las laderas del monte Alvand, tiene una naturaleza prístina y espectacular.

Por lo tanto, Hamedán es definitivamente un buen destino tanto para los amantes de la historia iraní antigua, como para los amantes de la naturaleza. Sobre la importancia histórica de la provincia de Hamedán es suficiente decir que el parlamento iraní declaró Hamedán como la “capital de la historia y la civilización iraní”, en 2007.

Entonces, si viajas a Irán, especialmente en la primavera, no te pierdas estas cinco atracciones espectaculares que presentaremos a continuación.

 

1. Cueva Alisadr

La cueva Alisadr se encuentra a 75 km del noroeste de la ciudad de Hamedán y cerca del pueblo de Alisadr. Como la cueva de agua más grande del mundo, es una de las atracciones más hermosas de la provincia de Hamedán.

Según estudios geológicos, la cueva de Alisadr se remonta al período Jurásico, que data de hace 190-130 millones de años. Además, según los restos sobrevivientes en la cueva Alisadr, los hombres de las cavernas fueron descubiertos por primera vez en esta cueva.

Desde los pasados, la gente en el pueblo de Alisadr y los pueblos alrededores siempre han usado el agua de la cueva de Alisadr. Pero las profundidades de la cueva eran desconocidas para ellos. Hasta 1963 que un grupo de 14 escaladores ingresaron a la cueva y descubrieron parte de la cueva. La noticia de estos descubrimientos se publicó rápidamente en los periódicos y revistas, atrayendo la atención de muchos escaladores e investigadores.

La profundidad del agua de la cueva varía de 1 a 14 metros. Por lo tanto, debe abordar un bote para visitarla. Por supuesto, no tendrás problemas para hacer esto. Porque está bien equipado para navegar y explorar el fascinante mundo subterráneo de la cueva.

 

2. Tumba de Avicena

El jeque Ibn-Sina, Abu Ali Sina o mundialmente conocido “Avicena”, el filósofo, médico, astrónomo y gran científico de Irán, nació en 970 d. C. y murió el 21 de junio de 1027 d. C. a la edad de 57 años.

El antiguo edificio de la tumba de Avicena fue construido durante el período Kayar. Pero en 1950, durante la era Pahlavi, la Asociación de Monumentos Nacionales de Irán, que se encargaba de renovar y reconstruir las tumbas de los grandes ancianos de Irán, decidió construir una nueva tumba, con motivo del milésimo cumpleaños del jeque Avicena.

Para los asuntos del diseño y la arquitectura de la tumba de Avicena, el gran arquitecto iraní, Hushang Seyhun fue seleccionado. Después de estudiar ampliamente la arquitectura del período en que vivió Abu Ali Sina, este diseñador, en particular, se inspiró en la arquitectura de la torre Gonbad-e-Gabus, para construir esta tumba.

En el mismo año, la construcción comenzó en la plaza central de la ciudad de Hamedán, y tres años después se completó. Esta plaza, actualmente se conoce como la Plaza Bu Ali Sina. En la entrada a la tumba de Bu Ali Sina, se sitúa la tumba del poeta de la Revolución Constitucional Iraní, Aref Gazvini.

 

3. Tumba de Ester y Mordejai

La tumba de Ester y Mordejai es uno de los santuarios judíos más importantes de Hamedán. Ester era una chica judía en la era aqueménida que quedó huérfana cuando era una niña y fue criada por su primo Mordejai.

Pero la historia de respeto y grandeza de estas dos personas entre el pueblo judío es la siguiente: Mordejai se la presenta, a Ester a la corte de Jerjes, el rey aqueménida, como la reina del país y Jerjes la acepta. Poco después, a causa de los conflictos con los judíos, el séquito del rey convence a Jerjes de que matara a los judíos. La reina Ester, quien es informada del incidente, le dice al rey que ella también es una judía y evita así el asesinato de los judíos.

El edificio de la tumba ha sido reconstruido y reparado muchas veces a lo largo de la historia. El edificio actual fue construido en el siglo XIII. Dentro de este edificio hay dos tumbas con dos cajas con incrustaciones sobre ellas. La tumba de Ester está en el lado sur y la tumba de Mordejai está en el lado opuesto.

 

4. Colina de Hegmataneh

En los dos lados de la calle Ekbatan en la ciudad de Hamedán se encuentra la antigua colina de Hegmataneh. Los restos de esta colina se remontan a los períodos de Media y Aqueménida. Por lo tanto, tiene al menos 3000 años de antigüedad. Se encuentra en una tierra de 30 hectáreas y se considera la colina antigua más grande de Irán.

Los restos de la colina Hegmataneh muestran que los antiguos iraníes tenían un gran dominio y maestría, tanto en la arquitectura como en arte y artesanía. Se han descubierto muchos platos dorados y famosas copas iraníes en esta antigua colina como el ritón dorado del chivo.

Segun las investigaciones y excavaciones, el sistema arquitectónico y urbano iraní de ese período fue maravilloso. Las proporciones y la propiedad del diseño de edificios y residencias dan testimonio de la arquitectura única de esa época. Los restos de la red de suministro de agua, las intersecciones homogéneas y las torres y cañones de la ciudad son ejemplos admirables de la antigua ingeniería urbana iraní en Hegmataneh.

 

5. Barrio turístico de Ganj-Nameh

A 5 kilómetros de la ciudad de Hamedán, se encuentra uno de los destinos turísticos más grandes de Oriente Medio, Ganj-Nameh. Este barrio turístico está construido en las cercanías de la cascada de Ganj-Nameh y las inscripciones antiguas.

Ganj-Nameh se comenzó a operar en 1999 con una capacidad de 5,000 personas. El pueblo ofrece una variedad de instalaciones recreativas, residenciales, educativas y deportivas para el bienestar de los turistas, como: escalada en roca, puenting, paintball, Cueva de acuarios, trineos, restaurantes, cafeterías, parques de atracciones, jardines, etc.

 

Las Inscripciones de Ganj-Nameh

Las inscripciones de Ganj-Nameh datan de la época de Darío y Jerjes aqueménida, con 2400 años de antigüedad. Estas inscripciones están grabadas en las rocas del monte Alvand, en el fondo del valle Abbas-Abad, a 5 km del oeste de Hamedán. Están escritas en tres idiomas persa antigua, elamita y babilónico, con tema de Dios, la gente y el rey.

 

Telecabina de Ganj-Nameh

la telecabina de Ganj-Nameh se lanzó en 2008. La distancia del viaje de ida y vuelta es 3400 metros y transporta a los turistas desde el final del pueblo de Abbas-Abad hasta la hermosa naturaleza de la cima de la montaña Alvand. La duración de este viaje es casi 15 minutos.

 

Cascada de Ganj-Nameh

La cascada de Ganj-Nameh, de 12 metros de altura y cerca de las inscripciones de Ganj-Nameh, es uno de los sitios registrados en la lista de patrimonios natural-nacionales de Irán. Esta hermosa cascada siempre atrae a muchos turistas durante todo el año. Durante el invierno, partes de la cascada se congelan y se convierten en un lugar para escalar en el hielo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Leave a Reply