Ciudad de Kermanshah

Taq-i Bostan (arco del jardín) es un lugar con una serie de amplios relieves en roca de la época del imperio sasánida en Persia, la dinastía iraní que gobernó Asia occidental desde 226 hasta el 650. Este ejemplo de arte sasánida se encuentra a 5 km de la ciudad de Kermanshah en el Irán occidental. Se encuentra en el corazón de los montes Zagros, donde ha resistido a lo largo de casi 1.700 años de viento y lluvia. El lugar se ha convertido en un parque arqueológico y una serie de capiteles de columna de la época sasánida tardía e islámicas se han juntado (algunas se pueden encontrar en Taq-i Bustan, otras en Bisitun y Kermanshah).

Las tallas en piedra, algunos de los más bellos y mejor conservados de la escultura persa bajo los sasánidas, incluyen representaciones de las investiduras de Ardashir II (379–383) y Sapor III (383–388). Como otros símbolos sasánidas, Taq-i Bostan y sus relieves acentúan el poder, las tendencias religiosas, la gloria, el honor, la vastedad de la corte, el juego y el coraje en la lucha, las fiestas, la alegría y el placer de la vida.

Los reyes sasánidas escogieron un bello paraje para sus relieves en roca, junto a una parada y campamento de caravanas en la ruta de la seda. Originariamente policromados, tenían varias fuentes cerca y por debajo de los relieves y los arcos, algunas de las cuales están hoy cegadas. Actualmente, aún hay unos manantiales sagrados que se vacían en una amplia piscina en la base de la montaña.

Taq-i Bostan y sus relieves en roca son uno de los ejemplos de la treintena de restos sasánidas en los montes Zagros. Según Arthur Pope, el fundador del Instituto para el arte y la arqueología iraníes en Estados Unidos, “el arte fue una característica del pueblo iranio y el regalo que han legado a la Humanidad.”

Baback Khademi

Baback Khademi

Webmaster & Web Developer for Inbound Tours

Leave a Reply