El palacio Chehel-sotun (en español: de cuarenta columnas) en Isfahán, en el centro de Irán, es uno de los monumentos importantes de la era safávida. El esquema original de este palacio fue construido hace unos 400 años por Shah Abbas I y se completó, con grandes cambios, durante el reinado de Shah Abbas II. Junto con unos otros jardines iraníes en varias regiones de Irán, este palacio, ubicado en medio de un hermoso jardín persa, figura en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. Chehel-sotun se encuentra cerca de la Plaza Nagsh-e-Yahán, otro patrimonio mundial, y es una de las atracciones más importantes de la ciudad que no debe perderse.

Historia de la Mansión

Shah Abbas I fue el rey más famoso de los safávidas. Tenía un gran interés en el arte, incluida la arquitectura, la pintura, la música y la poesía. Este interés lo llevó a construir las obras más magníficas de la arquitectura safávida en Isfahán, durante su reinado de seis años, entre ellos la Plaza Nagsh-e Yahán (en español: Reflejo del Mundo), el Puente Si-o-Se Pol, la Mansión Ali-Gapu, Chahar Bag y el Palacio Chehel-sotun.

El palacio que fundó Shah Abbas I fue originalmente una mansión, en medio de un jardín. Más tarde, durante el reinado del rey Abbas II, se le agregaron otras secciones y se conoció el sitio como Chehel-sotun.

Diferentes Secciones del Palacio

Cuando entras a este sitio, te encontrarás con un hermoso y frondoso jardín, lleno de árboles. Tan pronto como ingreses, hay una piscina por tu delante, de la que al otro lado se sitúa el edificio principal. Este palacio tiene un iwán, una sala de espejo y una sala central.

Iwán de chehel-sotun

Este Iwán o pórtico contiene las bellezas y manifestaciones únicas del arte arquitectónico del período. Tiene dos secciones, cada una con columnas adornadas de diferentes maneras. Una parte del pórtico tiene dieciocho columnas de madera con dibujos e imágenes artísticas, y la otra parte está compuesta por cuatro columnas sobre cuatro leones de piedra.

Sala de los Espejos

La Sala de los espejos es otra hermosa parte del edificio que, en realidad, forma el salón de entrada a la sala principal del palacio. Como su nombre lo indica, las paredes están adornadas con espejos bellamente pintados que cubren todas las superficies.

En el medio del pasillo, hay un howz (un elemento de la arquitectura iraní parecido a una piscina muy pequeña, con poca profundidad) de mármol y el agua se suministra por las bocas de cuatro leones de piedra, alrededor de howz.

El techo de esta sala está decorado con espejos en marcos de madera y en varias formas geométricas. A causa de este diseño, se ve la reflexión simétrica de howz de mármol sobre el techo.

Salón Central

El Palacio Chehel-sotun tiene una sala central donde se les servían a los invitados especiales y los embajadores extranjeros. Las paredes y la cúpula de esta sala tienen hermosas pinturas que narran partes de la historia y los eventos importantes de la época.

Algunas de estas pinturas datan del período Kayar, y dado que los invitados extranjeros eran frecuentes en este salón, había imágenes de embajadores y enviados europeos sobre las paredes. Estas pinturas han sido agregadas al arte iraní, por pintores holandeses.

El Nombre “Chehel-Sotun”

Chehel-Sotun significa Cuarenta columnas. Como dijimos, cuando ingreses a la Mansión Chehel-sotun verás una gran piscina frente a ti. Esta piscina, que se extiende hasta la puerta principal del edificio, funciona como un espejo de altura completa y refleja la imagen del palacio y duplica su efecto. El mismo reflejo del pórtico en el agua ha llevado a muchos investigadores a concluir que las cuarenta columnas llevan el nombre de un total de veinte columnas del palacio más veinte imágenes de las columnas vistas en el agua.

Correcta o falsa, esta interpretación es muy artística. Pero lo que es cierto es que el número 40 en la cultura iraní es un signo de abundancia y perfección. Por esta razón,  se usa con frecuencia en la poesía y los cuentos persas. Por lo tanto, no es raro que una mansión con tantas columnas se llame “cuarenta columnas”.

Leave a Reply